UNA PLAGA AGRICOLA AMENAZA ÁFRICA Y PUEDE PROVOCAR GRANDES MIGRACIONES

El cogollero del maíz es un gusano que se alimenta principalmente del maíz, comiéndose casi toda la planta y dejando el terreno prácticamente limpio. También se ha detectado en otras 100 especies distintas, algunas de alto valor económico o alimenticio para los seres humanos, tales como algodón, arroz, sorgo, mijo, caña de azúcar, cacahuetes, soja, alfalfa, cebollas, repollo, tomate o patatas. La plaga tiene su origen en América, en donde realiza migraciones estacionales que pueden dañar grandes extensiones de terrenos cultivados. Fue detectado en África por primera vez en el año 2013 y ahora ha aparecido en países muy diversos del continente africano.

Según el Centre for Agriculture and Biosciences International (CABI), el cogollero del maíz se está expandiendo rápidamente por África y podría trasladarse tanto a Asia como a las orillas del Mediterráneo. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) también ha alertado de que la plaga representa una seria amenaza para el sur del continente, después de las graves sequías que ha experimentado aquella región durante los últimos tiempos. Algunos países, como Ghana, han solicitado ayuda técnica y Zambia está usando aviones militares para fumigar e intentar controlar la plaga.

El maíz es uno de los alimentos básicos de la población africana y el gusano ya se ha localizado en la parte occidental del continente, aunque también se cree que se ha expandido al sur y al este de África. Diferentes Gobiernos y organizaciones reconocen la necesidad de controlar rápidamente la plaga, dado que el cogollero del maíz se desarrolla como polilla en su fase adulta, pudiendo volar grandes distancias, lo que favorece su dispersión geográfica, lo que podría magnificar el daño de manera muy rápida.

La actividad humana y las especies invasoras

El ser humano ha modificado el ambiente de manera muy efectiva, provocando la extinción de numerosas especies pero también la redistribución de otras en regiones geográficas nuevas, tanto de manera voluntaria como por accidente, en algunos casos con consecuencias económicas o medioambientales nefastas. Un ejemplo histórico fue la plaga de la filoxera, también de origen americano, que destruyó gran parte de vides europeas. En España y más recientemente se han producido numerosas invasiones tanto de plantas como de animales, como es el caso de las cotorras, los visones americanos, el picudo rojo que ataca a las palmeras, el mosquito tigre, la avispa asiática, el caracol manzana, entre otros. Investigaciones recientes muestran que el número de especies invasoras se está incrementando de manera alarmante

La plaga de la xylella fastidiosa, una bacteria muy destructiva que está afectando a los olivos italianos, ya ha llegado a Mallorca. La producción de aceite de oliva en España alcanza un valor de 1886 millones de euros, según el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, por lo que los efectos económicos y sociales podrían ser muy significativos.

 Sequías, plagas, hambrunas y migraciones

En el África subsahariana se producen de manera recurrente sequías que afectan a millones de personas, que en algunos casos han provocado situaciones críticas que han propulsado la intervención de Naciones Unidas, de otros organismos internacionales y organizaciones no gubernamentales con objeto de paliar sus consecuencias.

La población de este continente ha pasado de 477 millones en 1980 hasta más de 1200 millones en la actualidad. Se espera que se doble para el año 2050, según la división demográfica de Naciones Unidas. Las políticas de control de natalidad han tenido un éxito limitado, pero el desarrollo económico de los últimos años ha permitido la mejora de del índice de desarrollo humano (HDI) en alguno de los países más poblados.

Sin embargo, nuevas plagas o los adversos efectos del cambio climático podrían provocar que se perdieran los avances de los últimos años. La pérdida masiva de cosechas podría desencadenar nuevas crisis humanitarias y migraciones masivas hacia el norte para buscar no ya una vida mejor, sino la mera supervivencia. Por tanto, la intervención temprana para controlar cualquier plaga, junto con los adecuados controles fitosanitarios para evitar la exportación de especies entre áreas geográficas distintas, son medidas esenciales para evitar unas consecuencias globales en las que todos perderemos.

FUENTE: http://www.bez.es/28477766/plagas-agricoals-amenazan-AFrica-pueden-provocar-grandes-migraciones.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.