UNA NARIZ ELECTRÓNICA MIDE LA CALIDAD DE LOS ABONOS ORGÁNICOS POR EL OLOR

Investigadores del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (IRNAS-CSIC) y de la Universidad de Huelva han aplicado una nariz electrónica para determinar la madurez del compost destinado a agricultura. Se trata de la primera vez que se utiliza esta herramienta electrónica de medición de los olores en el área de compostaje de residuos orgánicos.

La ‘e-nariz’ consiste en un dispositivo que convierte los olores del lugar donde se coloca en datos matemáticos. Estas cifras pasan a un ordenador que analiza y determina a qué gas corresponden. En concreto, la herramienta que han utilizado los investigadores andaluces mide hasta diez olores distintos.

“El proceso de compostaje emite cientos de gases con sus olores característicos que proporcionan información sobre el proceso de compostaje”, matiza el responsable del proyecto, Rafael López, investigador del IRNAS

A estos métodos se suma la olfatometría, una técnica sensorial de medición de olores que se usa para determinar el grado de molestia que pueden ocasionar ciertos olores a la población. En ella, los encargados de evaluar las emisiones derivadas del tratamiento de residuos son los llamados panelistas o catadores, capaces de ‘medir’ el olor a partir de su sentido del olfato

Otra de las novedades del estudio es el tamaño de la partícula con la que han acometido los ensayos. Las muestras procedentes de biomasa del abono presentan dimensiones de grano muy variados. Normalmente se criban o se muelen, para analizar las partículas de mayor tamaño, es decir, aquellas que rondan el centímetro.

El compost sobre el que han trabajado los expertos procede de la empresa sevillana Naturplant, dedicada a la elaboración y envasado de sustratos de jardinería. “Nos han cedido las muestras de poda de plantas, estiércol y biomasa de combustión a las que hemos aplicado la nariz electrónica. Un compost resulta de calidad cuando está maduro y pierde su carácter fitotóxico, es decir, no perjudica a la planta que vamos a cultivar. Es lo que ocurre con un estiércol poco maduro, que termina secando al vegetal”, matiza el investigador.

FUENTE: http://www.agenciasinc.es/Noticias/Una-nariz-electronica-mide-la-calidad-de-los-abonos-organicos-por-el-olor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.