UN SISTEMA ECONÓMICO PARA REFRIGERAR LOS INVERNADEROS

Se trata de un sistema que han desarrollado investigadores de las Universidades de Almería y Sevilla, utilizando el mismo método que el empleado para enfriar los edificios, es decir, cajas evaporadoras de agua, de gran utilizad en el caso de invernaderos con poca hermeticidad.

invernadero-refrigerado

Investigadores de la Universidad de Sevilla y del grupo de Ingeniería Rural de la Universidad de Almería (UAL), pertenecientes al Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario CeiA3, han desarrollado un sistema para bajar la temperatura en los invernaderos del sur de España, utilizando el mismo método que el empleado para refrigerar edificios.

Con el empleo de cajas evaporadoras de agua en los invernaderos, los expertos han comprobado que estos dispositivos de evaporación resultan una buena opción para la refrigeración de los invernaderos no herméticos, aumentando la eficiencia energética.

Comparación con otros métodos

Los científicos comparan el sistema de cajas evaporadoras con los más utilizados actualmente en los invernaderos tecnificados: la nebulización y los paneles evaporadores.

Los sistemas de nebulización no precisan que los invernaderos sean herméticos, ya que la humedad que se genera en el interior requiere a veces corrientes de aire externas, pero si tanto por la elevada temperatura o por el viento, el agricultor se ve en la necesidad de cerrar el invernadero, el método baja mucho en efectividad, ya que el interior del invernadero se satura de vapor de agua impidiendo así el enfriamiento.

Paneles de celulosa

Por su parte, en el sistema que utiliza paneles evaporadores se coloca un material de celulosa tapando las ventanas de un lateral del invernadero. Este soporte celulósico está permanentemente humedecido con una tubería superior que va empapándolo. En el lado contrario del invernadero se colocan ventiladores. De esta forma, todo el aire que pasa al interior lo hace a través de la celulosa, con lo que se carga de pequeñas gotas que enfrían el ambiente. Frente a la nebulización, este método no se ve alterado por la subida de las temperaturas o el viento. No obstante, requiere estructuras muy herméticas.

Para superar los inconvenientes de la nebulización y los paneles, el sistema que han utilizado los ingenieros almerienses se basa en cajas de refrigeración. En este caso, el ventilador y el panel de celulosa están juntos en el mismo lateral del invernadero, con lo que se impulsa el aire húmedo al interior.

Después de ensayar el sistema en el túnel del viento de la Universidad de Almería, los expertos han concluido que las cajas evaporadoras resultan más eficientes que el resto de sistemas de refrigeración, ya que requieren un menor consumo de energía y agua en invernaderos, incluso en aquellos que no son herméticos.

Los resultados muestran que las cajas producen una caída de presión que está entre un 51,27% y 94,87% menor que la producida por los paneles de celulosa, con un menor consumo específico de agua y energía.

FUENTE: hortoinfo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.