Un aspecto interesante del mantenimiento de los parques y jardines: El abono de los parques causa gastroenteritis en los perros. ¿Qué opinas? ¿Cómo podríamos combinar el mantenimiento de los jardines y el disfrute de nuestros animales de compañía?

Se trata de un artículo antiguo, pero que tiene conceptos aplicables a la realidad actual.

Las sustancias con las que los jardineros reavivan las praderas de los parques madrileños tras las heladas invernales pueden provocar graves problemas gastrointestinales en los perros. Los abonos (tanto orgánicos como inorgánicos) contienen nitratos que una vez ingeridos (porque el chucho ha comido hierbas para purgarse o porque la pelota que su dueño le tira para que la devuelva con la boca cayó sobre la pradera recién sembrada) pueden causar diarreas y vómitos, que en algún caso grave pueden llevar a la muerte. El veterinario Emilio Castro cuenta que hace unas semanas se murió un perro paciente suyo por esta causa, si bien reconoce que no es fácil determinar que la muerte se debe a la intoxicación por abonos. “Todos los años, cuando comienzan a abonar los parques, hay casos de perros intoxicados”, asegura Castro.Manuel San Andrés, profesor de Farmacología de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense, explica que no hay estadísticas sobre las gastroenteritis debidas a intoxicaciones, pero ratifica que en las épocas de abono aumenta el número de casos. “Es un error pensar que el perro se purga con determinadas plantas”, dice San Andrés.

 

“En la ciudad tienen muy limitada la variedad de hierbas; algunas plantas ornamentales son tóxicas o bien contienen restos de abonos, herbicidas o insecticidas que pueden hacerle daño al animal”, añade San Andrés.

Por eso recomienda a los dueños que vigilen a sus chuchos y no los dejen comer hierbas en los parques. Otro especialista, Miguel Angel Tardío, asegura que los perros no necesitan purgarse. “Simplemente, les encanta la hierba, y a veces la comen si tienen una mala digestión, pero es preferible evitarlo”, dice. Tardío calcula que un 20% de los perros intoxicados por abonos fallece.

Sin embargo, el director del departamento municipal de Parques y Jardines, José Luis Mato, asegura que jamás han recibido ninguna queja de dueños de perros y explica que en las praderas de los parques se utiliza mantillo (compostprocedente de Iodos de depuradoras) para abonar las zonas que luego serán de césped.

Fuente: https://elpais.com/diario/1995/03/26/madrid/796220659_850215.html

Fuente foto: www.telemundo.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.