PRODUCTOS LOCALES MÁS SEGUROS

Las frutas y hortalizas que se cultivan en Canarias tienen casi la mitad de residuos de plaguicidas y fungicidas que las que llegan a los mercados de las Islas desde el exterior. Sin embargo, los agricultores canarios aún yerran en el uso de productos fitosanitarios, por eso urge una mayor formación en su uso y manejo.

Durante un año y tres meses, hasta diciembre de 2015, se llevó a cabo en Canarias, Madeira y Cabo Verde un programa pionero de monitorización de residuos de plaguicidas y micotoxinas en las frutas, hortalizas y cereales que se consumen en la Macaronesia. Y los resultados obtenidos han servido, entre otras cosas, para desterrar de los productos agrícolas canarios el sambenito de que tenían más residuos que los importados, pero también para advertir de que, en algunos casos, no era así y que eso ocurría porque los agricultores no estaban haciendo un buen uso de estos venenos.

El Pervemac, un proyecto de cooperación en investigación y desarrollo, financiado por el Programa PCT-MAC con Fondos Feder de la Unión Europea (UE), arranca ahora su segunda fase con el objetivo de profundizar en aquellos productos que ya cantaron la presencia de residuos de plaguicidas y micotoxinas, ampliándose a cereales y vino, y también en la formación técnica de los agricultores y el fomento de una dieta saludable.

De las 866 muestras de frutas y hortalizas  analizadas en Canarias (1.260 en los tres archipiélagos) tanto de productos locales como de importación, el resultado fue de 1,72 residuos por muestra y, por tanto, por debajo de la media de la UE (1,88). En la frutas y hortalizas locales los residuos por muestra eran de 1,38, mientras que en los de importación, de 2,31. Analizando sólo las frutas, los residuos en las de Canarias era de 1,56, pero sube hasta 2,89 en las frutas que llega de fuera.  

Sin embargo, al llegar a las hortalizas esta tendencia se invierte, y son las cultivadas en Canarias, en concreto las de hoja, como la lechuga, las que arrojan una mayor presencia de residuos de plaguicidas, 1,26 por muestra, frente a las de importación, 1,07.

El exceso de tratamientos  y el desconocimiento en el manejo de los mismos provoca esa presencia por encima de la media.

FUENTE: http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=456884

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.