LAS VENTAJAS DE HUMANOS Y ROBOTS EN EL CAMPO

En algunos continentes existen máquinas que ayudan a recolectar las frutas y hortalizas, tractores que aran la tierra por si solos y ganchos que son capaces de empacar los productos. Pero, ¿qué pasará con la mano de obra humana en el campo si la tecnología sigue avanzando?

En Estados Unidos, España, Polonia, Rusia y Francia la tecnología ya llegó al sector rural. En otras palabras, ya se pueden ver tractores arando la tierra por si solos, máquinas recogiendo las frutas, pájaros que son capaces de detectar enfermedades en los cultivos o inclusive brazos electrónicos que empacan cualquier tipo de producto agrícola. Expertos aseguran que este será el futuro del agro en el mundo, lo que traerá serias repercusiones como la disminución de la mano de obra, entre otras.

La revista Mundoagro asegura que la Unión Europea ha puesto casi 10 millones de euros para que desarrollen una “agricultura sin agricultores”, mediante la creación de tractores que aran la tierra, siembran semillas, entre otras actividades que un humano podría realizar. Pablo González de Santos, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Csic, explicó que “algunos robots, como los tractores, podrían trabajar 24 horas seguidas”.

La idea del científico es que un propietario agrícola pueda contratar en un futuro los servicios de estos robots a empresas especializadas. En ese sentido, la Administración Federal de Aviación, Adavso, de los Estados Unidos dio este mes el primer permiso para que los robots aéreos, más conocidos como drones, pudieran ser usados en espacios agrícolas sin interferir en el tráfico aéreo.

De acuerdo con la Adavso, los drones serán usados para detectar puntos problemáticos en los campos, el pastoreo de ganado, la detección de bancos de peces, la toma de temperatura de los animales, la aplicación de pesticidas y la inspección de cultivos. Una de las ventajas es un menor impacto en el medioambiente, ya que una de las tareas de los robots será mostrar exactamente donde rociar los químicos, permitiendo el ahorro para los productores y contaminando en menor cantidad la superficie del suelo.

Pero el avance no solo está en el campo, también en la industria. La empresa polaca Sorter ofrece una serie de productos para los comercializadores de frutas, entre las que se encuentra el robot de descarga automática con alimentadores, el cual sirve para el suministro de productos, sin deteriorarlos. Según la empresa, la productividad del robot llega hasta 30 cajas por hora y no necesita de supervisión del trabajo.

“Sin hombre, no hay robot”

Sin embargo, el gerente de la Asociación Hortifrutícola de Colombia, Asohofrucol, Álvaro Ernesto Palacio Peláez, en diálogo con CONtexto ganadero explicó que ese tipo de tecnologías se dan en espacios planos como los que hay en Europa, diferente a nuestro país donde es primordial conservar la mano de obra.

“La robotización se debe a la mano de obra que está desapareciendo en el campo, el problema es que la gente ya no quiere trabajar en el sector rural porque no es rentable, entonces hay un cambio en el modus vivendi: ya hay un mayor interés en la informática. En el caso de Colombia el problema es que ni tecnología hay en los cultivos, hay que esperar y ver qué pasa en esta década”, indicó el dirigente gremial.

Palacio también afirmó que una de las ventajas que tiene el humano sobre el robot es la opción de hacer cambios y controles: “el humano no va a desaparecer en la agricultura así tenga robots y los maneje a control remoto. Además, una de las ventajas que todavía el país tiene sobre ello es que se genera empleo, poco, pero se da. Con o sin robot el humano es el que manda”.

FUENTE: contextoganadero.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.