LA PARRA MÁS VIEJA DE FUERTEVENTURA RESISTE EN LAS MONTAÑAS DE ANTIGUA

Enredada en una madriguera de conejos, la que puede ser la parra más vieja de Fuerteventura se aferra a la vida, echando uvas negras, en una de las majadas de las montañas de Antigua. La gestora de la Asociación de Viticultores y el Cabildo trabajan en concretar la antigüedad y la variedad.

La parra más antigua de Fuerteventura podría crecer en las montañas de Antigua y, según las fuentes orales, tendría más de 200 años. La gestora de la Asociación de Viticultores de Fuerteventura (AVF) la ha localizado y, mano a mano con la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo, la va a reproducir en el vivero de la Granja Experimental de Pozo Negro.

La parra resiste enredada en una madriguera de conejos y da uvas negras, como el resto de cepas antiguas cercanas que conforman un viejo parral hoy abandonado que, sin embargo, los mayores de Antigua recuerdan. Juan Manuel Brito Hernández, agricultor y miembro de la gestora de la AVF, describe la cepa como muy ancha y asegura que ha logrado sobrevivir gracias a un pequeño pozo cercano.

La AVF, siempre junto al área de Agricultura, Ganadería y Pesca, enviará muestras de la parra a la Universidad de Tarragona, donde existe uno de los mayores  bancos de cepas de España, para que confirme su antigüedad y variedad. «Es una investigación larga que arrojará conclusiones dentro de un año», desvela Brito.

Mientras tanto, la AVF reproduce la parra centenaria en la granja experimental bajo la atenta mirada del enólogo Alberto González Plasencia, que impartió la semana pasada un curso de prepoda en la isla.

Resistencia asociada a pozos y manantiales. La AVF y la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo también han acordado la limpieza del entorno del viejo parral de Antigua donde crece la cepa en la que están puestas todas las miradas del sector vitinícola de la isla. Otros ejemplares resisten en Vega de Río Palmas, Betancuria y varias zonas del municipio de La Oliva, «siempre asociados a la presencia de un manantial o un pozo abandonado de donde cogen el agua», detalla Brito Hernández.

Bodega microvinificada en la granja de Pozo Negro. «O blancas o negras». De variedades no se sabía nada antes en Fuerteventura, como matiza el miembro de la gestora de la AVF. «Antes solo se sabía lo evidente: o daban uvas blancas o negras».
Semejanza a la listán negra. A simple vista, la parra dos veces centenaria se asemeja a la variedad de uva listán negra.
Denominación de Origen. En caso de que la cepa sea realmente antigua y de una variedad autóctona, la AVF tiene claro que abrirá las puertas a Fuerteventura a una Denominación de Origen (DO) de vino.
Bodega y laboratorio. En la granja experimental de Pozo Negro, el área de Agricultura, Ganadería y Pesca del Cabildo cede un local a la Asociación de Viticultores de Fuerteventura para instalar una bodega microvinificada y un  laboratorio que facilitarían las tareas de elaboración de caldos. «La isla puede ser famosa por sus vinos, al igual que por el queso o el aceite».

FUENTE: http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=441891

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.