La agricultura social aterriza en el Mercado de Vegueta (Las Palmas de Gran Canaria). Se abre un nuevo sendero para el futuro de la agricultura y celebramos esta noticia.

Confianza. Una palabra sobre la que gravita un modelo. Así lo explican desde Alborinco, Asociación para la Reprogramación Agraria Campesina. Arraigados en Telde, donde llevan 15 años interactuando y haciendo de nexo entre agricultores y consumidores, deciden amplificar su mensaje adquiriendo el puesto 42 del Mercado de Vegueta.

Hoy inauguran. Pero lo verdaderamente importante para ellos, más allá del espacio físico en el que se encuentran, es el mensaje. «El objetivo es que entendamos que el espacio de los agricultores está en los mercados municipales. Estos están sufriendo ahora mismo una caída, en la que parece que ya no son lugares a los que ir y te den credibilidad», expone Loli Rodríguez, una de sus responsables.

 
Alborinco lleva tres lustros en Telde. Allí seguirán, desde su tienda y sede en el número dos de la calle Velarde, en Las Huesas. «La logística la mantendremos en Telde. Es donde nos llevan mercancía los agricultores y donde tenemos a nuestros clientes, que en su mayor parte son de la zona sur y de Telde. Pero teníamos hace mucho tiempo una demanda de gente muy importante para que estuviéramos en Las Palmas de Gran Canaria, por como es el proyecto. Como el de Vegueta está protegido y no puede entrar una gran superficie, hemos decidido entrar aquí para dar una alternativa», indicó.

Lo que pretenden es convencer de que hay otra forma de consumir más social y respetuosa con el entorno. «Nosotros garantizamos los precios estables a los agricultores y a los consumidores. Y el trato cercano y que sepan de dónde vienen las cosas. Es una apuesta por el producto local, aunque a veces tenemos que apoyarnos en el producto foráneo hasta que los agricultores de aquí se organicen. Ahora mismo el tejido agrícola está totalmente destruido y hay que volver a recuperarlo», subraya.

Para explicar su proyecto mira hacia atrás y recupera los primeros pasos que dieron. «El origen fue la defensa del suelo agrícola. Cuando la gran especulación con el territorio. Todos los terrenos eran sensibles de ser urbanizados y el espacio agrícola empezó a no interesar, todos querían recalificaciones. Ante esa realidad y las ganas de acercar a la gente las cosas sanas empezamos en una finca urbana en El Calero, porque no entendíamos porque me tenía que exiliar a la cumbre si quería ser agricultora», aseveró.

«Lo importante es agruparse y que todo el mundo se ponga en el lugar del otro. Cuando un agricultor ponga un precio que se ponga en el lugar del consumidor. Y al revés», concluye.

Campaña.

Para poder financiar el puesto del Mercado de Vegueta, Alborinco pone en marcha una campaña de captación de recursos. «Estaremos este fin de semana en el Womad con la campaña Manda a las agricultor@s a la plaza. Necesitamos 30.000 euros para que el espacio sea nuestro, y eso nos de derecho a formar parte de la sociedad del Mercado y tener voz y voto para ser influyentes y contaminantes con nuestras propuestas. Por eso ponemos en marcha aquella campaña que se inventó Lola Flores: 30.000 personas un euro. También estaremos en la sede de Telde», exponen.

FUENTE Y FOTO: https://www.canarias7.es/siete-islas/gran-canaria/las-palmas-de-gran-canaria/la-agricultura-social-aterriza-en-el-mercado-de-vegueta-IC8224578

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.