CALENTADORES SOLARES AUTOCONTENIDOS PARA COMUNIDADES RURALES

AGROISLAS apuesta por una ingeniería respetuosa con el medio y por esto está de acuerdo con aquellos proyectos y adelantos tecnológicos que tengan que ver con las energías renovables. A continuación se muestra un artículo en el que se cuenta cómo investigadores del Instituto de Energías Renovables (IER) de la Universidad Nacional de México (UNAM), en colaboración con el Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA) y la empresa mexicana Módulo Solar S.A. diseñan calentadores solares autocontenidos dirigidos a comunidades rurales.

El calentador solar autocontenido es un recipiente que presenta su mayor área hacia la posición promedio del Sol. El recipiente se llena con agua, que se calienta directamente por contacto con la cara expuesta al astro. La parte superior del recipiente funciona como un elemento para la transferencia de calor, del Sol al agua.

Por otro lado, como en el mismo recipiente se mantiene almacenada el agua caliente, debe hacer las veces de termo para conservar el agua caliente, por lo que se encuentra aislado en su parte inferior, que es la función opuesta a un colector.

El responsable del proyecto señaló que uno de los objetivo del desarrollo es que familias rurales puedan utilizar agua caliente y cubrir sus necesidades a bajo costo con un equipo duradero totalmente elaborado en México.

El investigador del Departamento de Sistemas Energéticos del IER añadió que en el caso de utilizar sistemas como calentadores solares de tubos evacuados, estos se pueden romper en caso de lluvias con caída de granizo de más de 25 milímetros o por vandalismo, además de poder sufrir daños cuando quedan sin agua.

En este contexto, las apuestas de este trabajo consisten en sustituir los materiales convencionales que se utilizan en la fabricación de calentadores solares, como vidrio, cobre y aluminio, por el uso de plásticos.

Los plásticos pueden ser una buena opción de material, al ser más barato podría reducir significativamente los costos para algunas de las aplicaciones que desarrollan estos investigadores. La idea es cambiar cubiertas de vidrio por policarbonato u otros materiales sin que afecte el rendimiento de los sistemas. También se intenta sustituir componentes tradicionalmente metálicos por plástico.

Por un lado, el CIQA —perteneciente al Sistema de Centros Públicos de Investigación del Conacyt — experimenta diferentes materiales poliméricos para estipular cuál podría tener buena conductividad y transferencia de calor, y ser el idóneo para estos tipos de sistemas.

Por su parte, el Instituto de Investigaciones en Ecosistemas y Sustentabilidad (IIES) de la UNAM desarrolla investigación de campo para determinar la mejor manera de introducir estas nuevas tecnologías en las comunidades rurales.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.