• Lomo La Plana 12, local 7-8. 7 Palmas.
    Las Palmas de Gran Canaria
  • (+34) 928 414 222 - 696 423 550
Fuente foto: www.elmundo.es Fuente foto: www.elmundo.es

A todos los canarios se nos ha quemado algo con este incendio...Desde Agroislas mandamos todo nuestro apoyo.

Lunes, 12 Agosto 2019

El incendio declarado en el día de ayer en el barrio de Juncalillo, en las cumbres de Gran Canaria, sigue contenido dentro de un perímetro de unas mil hectáreas pero no está ni controlado, ni estabilizado. De hecho, y como se esperaba, las rachas de viento han complicado la situación del incendio lo que ha llevado a nuevas evacuaciones en las localidades de Tejeda y Artenara, ha informado el 112 de Canarias.

En Tejeda se han evacuado distintos barrios, entre los que se encuentran La Solana, El Espinillo, El Chorrillo, Los Majuelos, Guardaya, La Culta y Cuevas Caídas, mientras que en Artenara se ha evacuado el barrio de Coruña, debido a la activación del fuego en la zona del Parque de Otoño.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, que compareció en rueda de prensa anoche para dar cuenta de las tareas de extinción y la evolución del incendio y donde han estado presentes los alcaldes de los tres municipios afectados, Artenara, Tejeda y Gáldar, así como el de La Aldea de San Nicolás, advirtió ya que "el viento impide decir que el fuego está controlado".

La Policía desalojó rápidamente de sus viviendas a muchos vecinos, y a los que no tienen familiares en la isla se les condujo a un polideportivo del municipio de San Mateo.

El presidente canario detalló que durante el domingo se descargaron sobre la zona afectada por el fuego entre 250.000 y 300.000 litros de agua a través de los operativos terrestres y los nueve helicópteros, la avioneta y el hidroavión del Ministerio de Agricultura, que llegó a la isla esta tarde.

Ángel Víctor Torres indicó que todavía no se podía afirmar que el fuego esté controlado, ni estabilizado porque hay previsión de llegada de viento a la zona, de ahí que se activaran todos los mecanismos al objeto de tener activo un plan de contingencia.

230 personas del operativo terrestre trabajan en las labores de extinción, a los que se han sumado retenes de Protección Civil, que estarán disponibles para atajar cualquier circunstancia que pueda ocurrir en el perímetro del incendio, que sigue contenido dentro de los límites establecidos de 23 kilómetros.

Torrres añadió que aunque hay tres puntos conflictivos, el que más preocupa en estos momentos es el que puede afectar al municipio de Tejeda, donde es más difícil el control por su difícil accesibilidad. En cualquier caso, quiso dejar claro que si en las próximas tres o cuatro horas, con los vientos previstos, el fuego queda contenido dentro de esos 23 kilómetros del perímetro, "estaremos ganando la partida al incendio".

INTERVENCIÓN DE LA UME

La gravedad del incendio hizo que el Gobierno regional pidiera ayuda a la Unidad Militar de Emergencias (UME) para luchar contra el fuego. Según informó la UME, había 177 efectivos suyos desplegados en la isla. Algo más de 120 pertenecían a las bases que tiene esta unidad en Gando (Gran Canaria) y Los Rodeos (Tenerife), mientras que los restantes se desplazaron ayer por la tarde en avión desde la base aérea de Morón, en Sevilla.

"Durante la noche [de sábado a domingo] los trabajos de la UME se han centrado en la defensa de las poblaciones de Artenara y Juncalillo así como del Parque Natural de Tamadaba realizando ataque directo al fuego en el interfaz urbano forestal", explicó la UME.

Por su parte, el 43 Grupo del Ejército del Aire envió un avión apagafuegos desde Málaga, que se sumó a las labores de extinción tras hacer una escala para repostar en Casablanca (Marruecos). Este avión se suma a la decena de medios aéreos aportados por el Gobierno de Canarias, los cabildos de Gran Canaria y Tenerife y la Administración General del Estado. El Ministerio de Agricultura, Tenerife y Fuerteventura también enviaron medios humanos y materiales para colaborar en la extinción. Más de 500 personas en total estaban ayer luchando contra el fuego.

La zona quemada afecta principalmente a la parte alta de la isla, en Tejeda, Artenara y Gáldar, aunque las zonas de Risco Caído y Montaña Sagrada, recientemente han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, no estaban afectadas, según explicó Torres, que añadió que todavía no es el momento de evaluar los daños medioambientales.

FUENTE: https://www.elmundo.es/espana/2019/08/11/5d4fdcd021efa0760e8b462a.html

FUENTE FOTO: www.elmundo.es