• Lomo La Plana 12, local 8. 7 Palmas.
    Las Palmas de Gran Canaria
  • info@agroislas.com
  • (+34) 928 414 222 - 696 423 550
Un inspector denuncia que fue encañonado mientras visitaba una explotación agrícola

Un inspector denuncia que fue encañonado mientras visitaba una explotación agrícola

Martes, 25 Septiembre 2018

«Lo que nadie se puede esperar es que, sin mediar palabra, a uno lo encañonen con una escopeta mientras está haciendo su trabajo». Al funcionario de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca, que realizaba su enésima visita a una finca agrícola, aún le dura la «ansiedad» y la «impotencia» de verse delante de un arma de fuego que le apuntaba a unos ochos metros de distancia entre campos de cebada y almendros. Él solo tenía unos papeles en la mano.

Ocurrió el jueves día 20, pasado ya el mediodía, cuando este controlador de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC) -que prefiere mantenerse en el anonimato- y un compañero de la Consejería transitaban en el vehículo oficial por uno de los caminos de la explotación agraria que estaba siendo objeto del expediente, en el paraje del Ardal, en Yecla. Una inspección matinal como otra cualquiera, parecía, hasta que un vehículo se acercó por detrás del coche de los funcionarios, paró a unos metros y la puerta del copiloto comenzó a abrirse.

«Pensaba que era el dueño de la explotación, así que me bajé del coche y me acerqué a preguntar. Fue entonces cuando vi que el copiloto me estaba apuntando con una escopeta de cartuchos, sin pronunciar una sola palabra. Solo supe levantar las manos, gritar que era funcionario de la Consejería, y volver a meterme en el coche. Le dije a mi compañero que nos fuéramos de allí, que nos iban a matar», relata el funcionario, aún con el susto metido en el cuerpo.

Cuando pudo reaccionar, unos segundos después, este inspector sacó arrestos («y adrenalina», matiza) y volvió hacia el vehículo desde el que le habían amenazado para exigir una explicación, reiterando su condición de funcionario y el motivo de su presencia en la finca, que no necesita ni permiso ni aviso previo. «El conductor, con un acento extranjero, comenzó a pedir disculpas. No así el hombre que me había apuntado, de unos 75 años, que resultó ser el propietario de la explotación, y que permanecía en el asiento del copiloto con la escopeta entre las piernas». De momento, «por impedir el control de las ayudas», el 'pistolero' ya ha perdido todas las ayudas de la PAC a las que tenía derecho. El inspector, además, también pretende denunciar al agricultor.

«Podía estar muerto»

«Esto no es habitual; no me había pasado nada igual en treinta años de servicio público. Ahora mismo podría estar muerto», lamenta el funcionario de la Comunidad Autónoma, que nada más salir de la finca llamó a la Guardia Civil para interponer la correspondiente demanda. El inspector se reunirá esta mañana con la secretaria general de la Consejería, María Dolores Valcárcel, y miembros de los servicios jurídicos de la Comunidad para valorar posibles actuaciones desde la Administración pública. «Si no, denunciaré por mi cuenta», advierte.

FUENTE: laverdad.es/murcia