• Lomo La Plana 12, local 7-8. 7 Palmas.
    Las Palmas de Gran Canaria
  • info@agroislas.com
  • (+34) 928 414 222 - 696 423 550

Blog

Noticias del mundo de la agronomía con interés para nuestros clientes.
Normativas, subvenciones, técnicas, cursos, ofertas de trabajo y mucho más.
Ver todas las noticias / Ver descargas
 
Fuente foto: https://www.lavanguardia.com/comer/frutas/20180928/452032842886/fresas-blancas-propiedades-beneficios-valor-nutricional.html Fuente foto: https://www.lavanguardia.com/comer/frutas/20180928/452032842886/fresas-blancas-propiedades-beneficios-valor-nutricional.html

Cómo cultivar fresas blancas, la fresa que sabe a piña. No pares de descubrir cosas increíbles en tu huerto o jardín.

Domingo, 25 Abril 2021

Las fresas blancas son fresas, pero su nombre se debe a su sabor a piña. Tienen pulpa blanca y semillas rojas, justo lo contrario que las fresas normales.

Puede que las fresas blancas sean una novedad ahora, pero en realidad no son más que una versión mejorada de la fresa sudamericana original, reintroducida en el mercado resaltando su sabor a piña.

Para los que desconfían de los transgénicos: ni el color ni el sabor proceden de la modificación genética. La Fragaria chiloensis, la fresa sudamericana originaria de Chile, siempre fue de color blanco con un ligero toque de color rosa.

Las fresas Fragaria chiloensis fueron uno de los ancestros originales de las fresas de jardín que todos conocemos. Se cruzaron con la especie de fresa roja Fragaria virginiana, originaria de Norteamérica.

Por eso las fresas de jardín se denominan Fragaria x ananassa. El término ananassa se refiere probablemente al sabor a piña de la especie original; la piña se llama ananá en la mayor parte del mundo.

Hay otras fresas blancas en cultivo, pero son versiones de la fresa alpina Fragaria vesca. A diferencia de las piñas, sus semillas suelen ser de color blanco a verde claro, para que puedas distinguirlas. También son mucho más pequeñas. 

Las fresas blancas proceden ahora de las existencias originales de fresas chilenas que aún conservan algunos criadores europeos. El programa de mejora se inició hace unos diez años, y tardaron unos cuatro años en introducir esta variedad en el mercado.

Cuando se introdujeron por primera vez el Día de los Inocentes de 2010, tuvieron una buena acogida, aunque al principio la mayoría de la gente pensó que se trataba de una broma. Sin embargo, a pesar del interés del público por estas nuevas variedades, siguen siendo escasas.

Si quieres tener fresas blancas con cierta regularidad, cultivar los tuyos propios puede ser la solución. Hay material de plantación disponible online, y es posible que algunos viveros tengan existencias. Las existencias suelen ser limitadas.

Si puedes hacerte con algunas, merece la pena cultivarlas, no sólo por el valor de la novedad, sino por su sabor y aroma claramente diferentes.

Cómo cultivar fresas blancas.

Si tienes experiencia en el cultivo de fresas normales, el cultivo de fresas blancas puede ser igual de fácil. Sin embargo, conseguir los inicios puede no serlo. Muchos criadores ofrecen plantas de marca, pero hay que buscar principalmente tres variedades: ‘White D’, ‘White Carolina’ y ‘White Pineberry’.

La White D tiene bayas más grandes que las otras dos, pero siguen siendo más pequeñas que las fresas rojas normales. Todas son más parecidas a las fresas alpinas en cuanto a sus hábitos de crecimiento y también tienen su naturaleza perenne.

 

Al comienzo las fresas blancas tienen un precio elevado, pero no tienes otra opción, ya que es posible que no se hagan realidad a partir de las semillas, como muchos jardineros han descubierto para su decepción. Quizás puedas comprar sólo 2 o 3 ahora, y aumentar tus existencias por división.

Asegúrate de que las plantas que pidas sean auto-polinizantes. La polinización cruzada con fresas normales no cambiará el color ni el sabor de las fresas blancas, y puede, de hecho, aumentar la fructificación.

Los brotes de fresas blancas que recibas pueden ser bastante pequeños y de aspecto frágil. Son adecuados para su cultivo en zonas que están protegidas de las temperaturas extremas. Manipúlalas con cuidado. Si empiezas con pocas plantas, puedes plantarlas en macetas.

Cómo cultivar fresas blancas en macetas.

Las fresas blancas se pueden cultivar en cualquier recipiente que pueda contener un litro de tierra. Tienen un sistema radicular pequeño, por lo que una maceta de 10″ a 12″ de profundidad sería suficiente.

 
                                                                                                                             
 

El drenaje es lo más importante. Se pueden usar recipientes colgantes y canalones para la lluvia, siempre que puedas proporcionar un buen drenaje. Deberías poder comprobar la humedad del suelo. Aunque la humedad en exceso puede afectarles, necesitan suficiente humedad en el suelo en todo momento.

Usa una mezcla de tierra de buena calidad destinada a las fresas para llenar los recipientes. También puedes hacer la tuya propia con:

  • 10 partes de tierra para macetas.
  • 10 partes de musgo de turba.
  • 8 partes de perlita.
  • 4 partes de compost.
  • 1 parte de arena.

Combínalo todo muy bien para obtener una mezcla uniforme. Comprueba el pH de la mezcla para macetas.

Las macetas colgantes pueden plantarse muy cerca, con 1 planta por cada 15 cm. Mantenlos en un lugar que reciba 6 horas de luz solar directa o 8-10 horas de luz indirecta muy brillante. Riega las plantas antes de que se seque la tierra.

Alimenta con un abono líquido a partir de mayo para mantener las plantas en buen estado de salud durante toda la temporada de crecimiento.

Cómo hacer un huerto de fresas blancas.

Si tienes intención de tener un huerto de fresas blancas, prepara el lecho como lo harías normalmente para las fresas de jardín. Elige una zona que reciba al menos 6 horas de sol, preferiblemente por la mañana. El rendimiento puede ser mayor en las zonas que reciben luz solar durante 8 horas o más, pero estas fresas tienden a adquirir un tinte rosado en condiciones de mucha luz. Sin embargo, eso no estropea su sabor.

 

Evita los lechos donde hayas cultivado antes plantas de la familia de las solanáceas, como pimientos, tomates y patatas. Las esporas de los hongos Fusarium y Verticillium que afectan a estas plantas pueden permanecer latentes en el suelo durante unos cuatro años y destruir tus plantas de fresas blancas. Mantén una distancia prudencial con los arbustos de moras y frambuesas, que podrían transferir patógenos comunes a tus fresas.

Fresas blancas, sus propiedades, beneficios y valor nutricional

La preparación del lecho es muy importante para estas plantas perennes, ya que van a estar en el mismo lugar durante los próximos años. Añade un poco de nitrato amónico y un abono orgánico de liberación lenta a la tierra mientras preparas los lechos.

También es importante un buen drenaje. Enmienda la tierra con mucha materia orgánica y arena para mejorar el drenaje. Si el suelo es pobre o está encharcado, considera la posibilidad de cultivarlas en camas elevadas en lugar de intentar enmendar el suelo.

Las fresas blancas necesitan espacio para extenderse, pero no hacen tantos estolones como las fresas de jardín. Puedes plantarlas más cerca, una planta cada 30 cm.

  1. Cava dos veces el lecho y elimina todas las malas hierbas.
  2. Añade abono orgánico de larga duración.
  3. Haz pequeños agujeros en el bancal con una separación de 30 cm.
  4. Coloca los brotes en los agujeros, asegurándote de que sus coronas estén a nivel del suelo, no por debajo.
  5. Fíjalos en su sitio y apisona la tierra a su alrededor.
  6. Riega bien las plantas.

Lo ideal es plantar los brotes en primavera, después de que el suelo se haya calentado un poco, pero debes protegerlos de las posibles heladas de finales de primavera. Las fresas blancas plantadas en primavera pueden empezar a dar frutos sólo al año siguiente. Incluso pueden tardar un año más en alcanzar la madurez.

Se puede considerar la plantación en otoño si puedes proporcionarles suficiente protección invernal. De hecho, muchos cultivadores lo recomiendan, ya que las plantas consiguen establecer un buen sistema de raíces antes de que empiece el crecimiento superior. Debe utilizarse una buena cantidad de mantillo para mantener caliente la zona de las raíces. 

Crecerán sin muchos problemas si se les mantiene buen riego y abono regular. Dales un abono líquido con alto contenido en fósforo y potasio cada 3-4 semanas a partir de mediados de la primavera para favorecer la floración y el cuajado de los frutos. Quita las malas hierbas cuando sea necesario. No permitas que asfixien a las plantas pequeñas. Comprueba si hay plagas y enfermedades y toma las medidas oportunas.

Cuando empiecen a aparecer las flores, pon mantillo alrededor de las plantas para evitar que los frutos en desarrollo toquen el suelo. Recoge las fresas a medida que vayan madurando; esto ayuda a aumentar la producción. Como las son perennes, como las fresas alpinas, puedes tener una larga temporada de cosecha, desde finales de la primavera hasta el otoño.

Reduce el riego hacia el final del otoño y deja de abonar. Esto endurecerá las plantas para pasar el invierno. Cubre las plantas con un mantillo grueso, pero mantenlas ligeramente cubiertas para evitar la podredumbre de la copa. 

FUENTE TEXTO: https://ecoinventos.com/como-cultivar-fresas-blancas/

FUENTE FOTO: https://www.lavanguardia.com/comer/frutas/20180928/452032842886/fresas-blancas-propiedades-beneficios-valor-nutricional.html

Enlaces interesantes

Noticias del mundo de la agronomía con interés para nuestros clientes.
Normativas, subvenciones, técnicas, cursos, ofertas de trabajo y mucho más.
Ver todas las noticias