• Lomo La Plana 12, local 7-8. 7 Palmas.
    Las Palmas de Gran Canaria
  • info@agroislas.com
  • (+34) 928 414 222 - 696 423 550

Blog

Noticias del mundo de la agronomía con interés para nuestros clientes.
Normativas, subvenciones, técnicas, cursos, ofertas de trabajo y mucho más.
Ver todas las noticias / Ver descargas
 

EL RIEGO SOLAR, UNA ALTERNATIVA PARA RENTABILIZAR EL CONSUMO ENERGÉTICO

Sábado, 25 Junio 2016

El riego es uno de los gastos más importantes en los cultivos, sobre todo en ciertas zonas de Valladolid, donde los agricultores prácticamente subsisten gracias al regadío. Por ello, Justino Medrano y su hijo Javier decidieron hace tres años comenzar a implantar un sistema de riego solar en parte de su explotación en Torrecilla de la Abadesa para conseguir un modelo de negocio más rentable.

Medrano cuenta con unas 350 ha de cultivos de regadío en la provincia de Valladolid, donde siembra cultivos variados que van desde la remolacha a la patata, el maíz, el trigo, la cebada o la colza, además de adormidera o algunas leguminosas como el guisante.

Esta explotación, que está dividida en varias fincas en distintos municipios aledaños a Tordesillas como Villavieja del Cerro y Torrecilla de la Abadesa, tiene un porcentaje de materia orgánica que oscila entre el 0,8 y el 1, dependiendo de qué parcela se mida. Aunque todas estas fincas tienen un suelo arenoso, se pueden observar terrenos distintos entre ellas.

En cuanto al tipo de agricultura que realizan, hacen una mezcla entre siembra directa y laboreo convencional, dependiendo del cultivo, y abonan mayoritariamente con fertilizante mineral. En el tema del riego, Medrano utilizaba riego por bombeo con motor diésel y eléctrico. Sin embargo, “el coste de la energía subió mucho de precio, así que buscamos una forma de seguir produciendo de manera rentable”, cuenta Javier, que trabaja con su padre desde hace unos diez años.

Por ello, hace unos tres años decidieron probar con otro tipo de riego que fuese más rentable. De esta manera, instalaron, con la ayuda de la empresa Riego Solar –que también se encuentra en Valladolid– y la colaboración de la Asociación para la Investigación de la Mejora del Cultivo de la Remolacha Azucarera (Aimcra), un sistema de riego basado en la utilización de paneles fotovoltaicos, en 67 ha de pívots y cobertura para sustituir al riego eléctrico o el de gasoil.

Para que este sistema fuese viable, han instalado placas solares en el tejado de una nave en una de sus fincas, que actúa como fuente de energía para el bombeo de agua hasta un depósito situado al lado de la nave.

Estos paneles fotovoltaicos producen corriente continua que transforman en corriente alterna mediante variadores de frecuencia desde los que se alimenta la bomba sumergida que extrae el agua y que a su vez está dirigida a un armario de control y que no precisa de la utilización de baterías.

Ésta constituye una de las primeras instalaciones existentes de riego solar con presión constante de alta potencia y mantiene la presión sin necesidad de baterías. Desde estas bombas hay dos maneras de regar, bien mediante aspersores o bien mediante pívots. En concreto en esta explotación, con este método de riego solar se han instalado tres pívots que abastecen 53 ha y tres sistemas de cobertura que abastecen 14 ha.

Los mismos paneles, que obtienen una potencia fotovoltaica instalada de 121 kW, alimentan los motores que posibilitan el movimiento de los pívots y otros aparatos eléctricos que pudieran ser necesarios.

Además, se han instalado unos emisores con los que es posible disminuir desde 3 a 0,6 bar la presión de riego en los pívots, lo cual favorece que el agua se distribuya de forma uniforme por toda la parcela y se disminuyan las pérdidas por evaporación y arrastre que pueda provocar el viento.

Estos emisores de riego tienen una presión de agua de 3,5 kg/cm2 en cobertura y 0,6 kg/cm2 en pívots, y cuentan con una capacidad de bombeo de 150.000 litros/hora, así como capacidad para funcionar entre 10 y 12 horas seguidas en temporada de riego.

Todo este sistema se maneja a través de una conexión 3G como la que se tiene en un smartphone. Este modo de riego posee una monitorización mediante sensores y sistemas de telecomunicaciones enlazados a la conexión inalámbrica a través de una tarjeta SIM situada en el armario de control. Estos sensores permiten conocer el agua que el cultivo demanda, así como los aportes que se hacen al cultivo a través del riego y las lluvias.

Además, cada parcela en la que se instala produce una base de datos con información sobre las lluvias y la relativa al riego: cuánto se ha regado, a qué presión, cuánta radiación ha recibido la instalación fotovoltaica, etc., datos que pueden usarse para posteriores estudios y estadísticas de la campaña.

Asimismo, todos estos datos aparecen recogidos en una aplicación para móvil o tablet, que permite acciones en tiempo real como el arranque y paro de las bombas, la apertura y el cierre de las válvulas o el arranque, paro y movimiento del pívot, así como controlar los caudales de bombeo y riego o el nivel del llenado del depósito, con lo que todo el sistema queda totalmente automatizado.

Si bien la instalación de este sistema de riego solar puede resultar un tanto costosa, Javier Medrano asegura que los 150.000 euros que cuesta el montaje se amortizan en unos seis años.

Aimcra especifica que la recuperación de esta inversión depende de si este riego solar sustituye al gasóleo o a la luz eléctrica, en los que se gastan aproximadamente entre 15.000 y 18.000 euros al año. De esta manera, la recuperación de la inversión en el caso de sustituir al gasóleo se realizaría en cinco años, mientras que la de electricidad de red se haría en seis.

Medrano explica que tras la instalación, los costes de riego se reducen considerablemente, hasta en un 80%, lo que hace el coste de energía resulte cinco veces inferior al que sería con otros sistemas como el de red eléctrica o diésel.

La parte buena de este tipo de riego es que el agricultor es independiente en cuanto a lo que se refiere a la autonomía energética. En este punto, una de las ventajas a favor del riego solar es que los meses de mayor insolación y mayor necesidad de agua del cultivo son los que mayor capacidad tiene el sistema de producir energía fotovoltaica.

A la vez, este punto también se convierte en inconveniente. “El sol tiene unas horas determinadas de radiación, que en invierno son menos”, dice Javier. “Para estos casos, nosotros tenemos un generador de apoyo, por si necesitamos regar pero no tenemos la suficiente energía solar”, explica. Y es que este sistema puede usarse, además, en combinación con energías convencionales y trabajar de manera híbrida.

De ambas formas, este sistema ha conseguido su objetivo principal: tecnificar el riego de cultivos agrícolas para adaptarlo a una economía competitiva, la eficiencia en el aprovechamiento de los recursos y la mejora de la calidad de vida del agricultor, todo ello basándose en los indicadores de sostenibilidad de autonomía energética, el ahorro del coste energético y la producción de una energía limpia con cero emisiones de CO2.

FUENTE: http://www.innovagri.es/comunidad/el-riego-solar-una-alternativa-para-rentabilizar-la-energia.html

Enlaces interesantes

Noticias del mundo de la agronomía con interés para nuestros clientes.
Normativas, subvenciones, técnicas, cursos, ofertas de trabajo y mucho más.
Ver todas las noticias