• Lomo La Plana 12, local 7-8. 7 Palmas.
    Las Palmas de Gran Canaria
  • (+34) 928 414 222 - 696 423 550

Aunque se trata de una noticia antigua, es un tema realmente interesante...

Para los científicos ya no resulta un misterio el hecho de que un buen número de enfermedades, desde el sida, la rabia o a la gripe aviar, sean capaces de pasar de los animales al hombre. No sucede lo mismo, sin embargo, con las plantas. De hecho, no se conoce ningún virus padecido por las plantas que sea capaz de infectar a los seres humanos. Hasta ahora. Un grupo de investigadores de la Universidad del Mediterráneo en Marsella, dirigidos por Didier Raoult, sostiene que un virus de tamaño medio y que es habitual en diversas variedades de pimiento es capaz de causar fiebres, escozor y dolores de cabeza a las personas. Si la investigación es validada por otros grupos independientes, sería la primera vez que se demuestra que un virus de las plantas puede causarnos problemas de salud.

Y no es que los seres humanos no entremos en contacto con los virus que afectan al reino vegetal. Más bien todo lo contrario. Los virus de plantas aparecen de forma rutinaria en nuestras heces, lo cual significa que los ingerimos junto a vegetales enfermos y que los mantenemos con toda normalidad un cierto tiempo dentro de nuestro cuerpo, en el aparato digestivo. Sin embargo, nunca se ha demostrado que uno de esos virus vegetales tenga efectos perjudiciales para nosotros. Basados precisamente en esa presencia “silenciosa” y con la vista puesta en un virus concreto que afecta a los pimientos, Raoult preguntó a 304 personas sobre la frecuencia con que padecían fiebre, dolor abdominal, irritación de piel y otros transtornos comunes.

Fuente foto: https://es.wikipedia.org/

De los 304 pacientes, los 21 que tenían en sus heces el pepper mild mottle virus eran mucho más propensos a padecer algunos de los trastornos. Algo que Raoult y su equipo achacan sin dudar a la acción del virus. Los resultados de su estudio aparecen en un artículo publicado por la revista PLosONE.

No todo el mundo, sin embargo, está completamente convencido de que realmente exista una conexión directa entre esos virus vegetales y los síntomas mostrados por los pacientes. Algunos, por ejemplo, aseguran que los virus no disponen en sus membranas de la “llave bioquímica” necesaria para penetrar en las células humanas y, como consecuencia, infectar a las personas. Incluso la gran variedad de síntomas seleccionados por Raoult para su estudio podría dar lugar a variaciones aleatorias en sus resultados. Es decir, que la aparición de determinados síntomas podría ser una consecuencia estadística y no achacable por lo tanto a la acción de los virus en sí.

Raoult, por supuesto, defiende su trabajo y asegura que lo que él ha observado no es una infección de células humanas, sino interferencias accidentales entre los ARN de virus y de humanos, lo cual es bien diferente. Es posible, sostiene Raoult, que el virus no infecte directamente a las células, como es habitual, sino que su ARN altere las funciones celulares a través de un mecanismo parecido a la interferencia de ARN, en el que la simple presencia de ciertas secuencias genéticas es suficiente para apagar o encender genes.

Con todo, el equipo de Raoult sigue trabajando para obtener evidencias más directas de lo que podría ser uno de los mayores logros de la historia reciente de la medicina.

FUENTE TEXTO: https://abcblogs.abc.es/nieves/ciencia/el-primer-virus-de-plantas-que-afecta-al-ser-humano.html

El equipo de Agroislas ya tiene todo preparado para impartir, desde el próximo día 02 al 17 de diciembre, por la tarde, el nuevo curso MANIPULADOR DE PRODUCTOS FITOSANITARIOS NIVEL CUALIFICADO.

Este curso es imprescindible para comprar productos fitosanitarios, aplicarlos correctamente, vender este tipo de productos y coordinar cualquier aplicación de productos para el control de plagas y enfermedades vegetales, tanto en agricultura como en jardinería.

Se trata de un curso muy importante en el sector agrícola y jardinero, además de ser un requisito legal para trabajar en este ámbito de manera correcta y responsable.

Además de todo esto, nuestros docentes tienen gran experiencia en este tipo de cursos y hacen que el temario sea asequible y ameno.

Si estás interesado/a en nuestras actividades, ponte en contacto con nosotros a través de los teléfonos 928.414.222 / 696.423.550, visita nuestra web www.agroislas.com o haznos una visita en nuestras oficinas, situadas en la calle Lomo la Plana 12, locales 7-8, Siete Palmas, en Las Palmas de Gran Canaria.

Además, te invitamos a estar siempre informado de las noticias del sector y nuestras actividades a través de nuestra página web, Facebook, LinkedIN, Twitter o Youtube.

El bicácaro Canarina canariensis (L.Vatke, también llamada bicacarera, bicacarero o campanilla​ es una planta trepadora endémica de Canarias que habita principalmente en los bosques de laurisilva del archipiélago. Pertenece a la familia de las campanilláceas y es una de las tres especies del género Canarina. Es, además, la especie que tipifica dicho género. Se trata de una de las especies vegetales más emblemáticas de Canarias, considerada por algunos autores como la «flor nacional» de las Islas.

Se trata de una planta herbácea perennetrepadora y glabra (sin pelos). Posee un tubérculo grueso y profundo. Los tallos, trepadores o colgantes, pueden alcanzar hasta tres metros de longitud, son carnosos, huecos, contienen látex en su interior y se renuevan cada año desde el tubérculo, por lo que se dice que la planta es anual en su parte aérea. Las hojas, de color verde intenso en el haz y más pálidas en el envés, son opuestas,​ pecioladas, hastadas (es decir, tienen forma de flecha), tienen los bordes dentados y están recubiertas por una sutil pelusilla blancuzca, por lo que se dice que la planta es glauca. Llegan a medir 12 cm. Las florespedunculadas, son de color anaranjado a rojo, tienen forma de campanilla y miden entre 3 y 6 centímetros. Son bisexuales, esto es, tienen tanto estambres como pistilos, solitarias (están separadas entre sí), cimosas (situadas en los extremos de los tallos) y en su interior puede observarse un vistoso patrón de venas escarlata sobre los pétalos de color naranja. Los frutos son bayas carnosas, ovaladas de 3 a 4 centímetros de diámetro y de un color rojizo que al madurar se vuelve negro. Son comestibles y su sabor es dulce.​

Puede darse entre los 300 y los 1.000 metros de altitud, siempre en lugares sombríos, húmedos y humosos. La floración, es decir, el período en el que la planta florece, tiene lugar entre los meses de noviembre y mayo. En la polinización intervienen aves de la familia de los sílvidos, como las currucas y los mosquiteros. En el verano se pueden recoger los frutos y las partes aéreas de la planta, es decir, las partes que sobresalen de la tierra, se secan y rebrotan desde la raíz con las lluvias del otoño.

Es posible cultivar C. canariensis en exteriores en las regiones de clima subtropical y en las de clima templado donde no se produzcan heladas.

 
Cultivo de C. canariensis en invernadero. Jardín Botánico de Berlín.
 

La planta es sensible al frío, por lo que es posible que no alcance las dimensiones descritas anteriormente fuera del clima subtropical. También puede cultivarse como planta de interior. Aunque tolera la exposición directa al sol, es aconsejable plantarla en zonas sombreadas, con suelo húmedo y bien drenado. Al igual que otras plantas tuberosas, no debe regarse durante el periodo de reposo, cuando desaparezcan las partes aéreas. Esta especie se propaga tanto por semillas como por esquejes tomados de la base de los tallos. Las semillas tardan entre cuatro y cinco semanas en germinar​ y no deben cubrirse con mucha tierra, pues necesitan la exposición al sol para germinar.

El bicácaro es, junto con el mocán y el madroño, una de las pocas plantas autóctonas de Canarias que dan fruto comestible. Es por esto que los guanches, los primeros pobladores del archipiélago, consumían sus frutos (llamados también bicácaros) con frecuencia.​ También es empleada como valiosa planta ornamental desde el siglo XVII y como forrajera en las regiones en las que aún es frecuente.

FUENTE TEXTO Y FOTOS: https://es.wikipedia.org/wiki/Canarina_canariensis

En Agroislas estamos siempre al pie del cañón. Nuestros técnicos están especializados en la gestión y asesoramiento de zonas verdes en establecimientos hoteleros, ámbito muy importante en nuestras islas, donde la gestión de recursos, el respeto ambiental, la prevención de riesgos y las técnicas más novedosas juegan un papel fundamental.

Además, trabajamos con el marketing verde, dando una nueva cara a los jardines de los hoteles y asesorando a los equipos de jardinería para que consigan que los jardines muestren su mayor esplendor. La legislación aplicable a las áreas verdes turísticas es muy importante, así como los protocolos a ejecutar, sobre todo teniendo en cuenta que un hotel es un lugar donde siempre hay clientes y el movimiento de personas y mercancías es continuo. Por este motivo, nos esmeramos en realizar todos estos trabajos con los más elevados índices de eficacia y profesionalidad.

Si estás interesado/a en nuestras actividades, ponte en contacto con nosotros a través de los teléfonos 928.414.222 / 696.423.550, visita nuestra web www.agroislas.com o haznos una visita en nuestras oficinas, situadas en la calle Lomo la Plana 12, locales 7-8, Siete Palmas, en Las Palmas de Gran Canaria.

Además, te invitamos a estar siempre informado de las noticias del sector y nuestras actividades a través de nuestra página web, Facebook, LinkedIN, Twitter o Youtube.

La sarna común está causada por la bacteria Streptomyces scabies. Esta bacteria ha sido diseminada en todos los suelos cultivados de papas debido al uso de tubérculos infectados, y dispersándose con ayuda del agua. Los tubérculos nuevos son los más susceptibles a la infección por la bacteria, que penetra a través de aperturas naturales (lenticelas). En una etapa más avanzada del desarrollo del tubérculo, el patógeno requiere de la presencia de heridas para poder infectar.

La enfermedad afecta a las papas cuando ellas comienzan a formarse, causando lesiones que pueden aparecer como pequeñas protuberancias de color marrón, con una depresión central cubierta por tejido corchoso, que van agrietándose y creciendo con los tubérculos. La lesión suele ser superficial, no penetrando profundamente en los tejidos. No se manifiesta ningún síntoma en tallos y hojas.

La sarna tiene un mayor desarrollo en:

1.- Suelos con pH elevado (superior a 7)

2.- Temperaturas de suelo entre 20 y 22 º C

3.- Planta estresada debido a que el suelo se seca y encharca periódicamente.

La enfermedad es de difícil control, no existiendo ningún producto químico para su contención. Se debe recurrir a la combinación de medidas de manejo adecuadas para disminuir los daños:

• Plantar papas de semilla sana

• Desinfección de la papa de semillas con azufre en polvo.

• Bajar el pH del suelo de 5 a 6, utilizando fertilizantes adecuados o enmiendas con azufre.

• Rotación de 3 a 5 años con cultivos no sensibles (maiz, trigo, cebada)

• Usar variedades con mayor resistencia (Picasso, King Edward, Galáctica, Cara, Spunta)

• Desinfección de suelos mediante biosolarización

FUENTE: Área de Agricultura y Ganadería. Cabildo de Lanzarote. Servicio Insular Agrario.

Página 1 de 723